Una opinión sobre la definición de derechos humanos

La opinión personal que tenía antes de los derechos humanos es que solo eran reglas estipuladas que buscaban el bien común, la justicia y la rectitud en la sociedad.

Para Pisarello y Aparicio (2007) los derechos humanos son: “Pretensiones o expectativas que un sujeto, de manera fundada, tiene de que otros sujetos hagan o dejen de hacer algo en relación con sus intereses o necesidades”.

Estaría totalmente de acuerdo con la definición de Pisarello y Aparicio siempre y cuando se incluyera el concepto de dependencia y  deberes de las personas al adquirir algún derecho.

Contrastando esta definición con la opinión personal que planteó en un inicio, los derechos humanos no pueden quedarse en reglas que busquen un fin común o rectitud en la sociedad, deben de contemplar los intereses y necesidades de las personas.

Para definir qué son los derechos humanos es importante hablar de la responsabilidad no solo de respeto y beneficios, es importante contemplar y conocer las condiciones de los menos favorecidos para poder interpretar el concepto de derechos humanos. Actualmente ¿Son igual de válidos los derechos humanos para un inmigrante que para un ciudadano? ¿Son igual de válidos los derechos humanos para un extranjero rico que para un extranjero pobre?

¿Sólo cuando una persona se encuentra con algún interés en particular o una necesidad, solo en ese momento es cuando un derecho debería de ser válido? ¿Las personas más necesitadas o con algún problema deben siempre de tener expectativas o pretensiones de conseguir algún beneficio otorgado por un sujeto o institución?

Las preguntas que hago son contrastantes, por una parte existen incoherencias entre la aplicación de los derechos y por otro lado la espera o el abuso de solo estar esperando derechos.

Pisarello y Aparicio (2007) hablan sobre la ley del más débil frente a los más fuertes, la cual consiste en las pretensiones de quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad, ante quienes tienen cualquier tipo de poder. Si a esta ley le agregamos que existen muchos seres humanos que carecen de la mínima educación y capacitación para participar en un sistema denominado empresa, estos grupos menos favorecidos forman bolsas de pobreza y de desigualdad y en ocasiones de dependencia por grupos más favorecidos económicamente. Al hablar sobre la ley del más débil frente a los más fuertes me surgen algunas preguntas: ¿Es obligación del más fuerte brindar oportunidades frente al más débil? ¿Eso no sería dependencia?, más de una ocasión hemos escuchado lo siguiente: “El que quiere, puede” “El que busca encuentra y si sigue pobre es porque no ha buscado”, pero qué pasa cuándo el pobre busca entre la pobreza. ¿Realmente hay más oportunidades para brindar a todas las personas más pobres del mundo para salir adelante? ¿Quién es el responsable de brindar esas oportunidades?

Al realizar estas preguntas modifiqué el concepto de derechos humanos y lo conceptualizado de la siguiente manera: conjunto de reglas, condiciones y deberes necesarios para que todo ser humano logre justamente su mayor desarrollo.

Bibliografía:

Wilhelmi, M., Pisarello, G. (2007). “Los derechos humanos y sus garantías: nociones básicas” en Bonet Pérez, J. (dir.) Sánchez, V. (dir). Los derechos humanos en el siglo XXI continuidad y cambio, Barcelona: Huygens.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: